Desde hace tres años que el Maxivoley femenino ocupa un merecido lugar en el calendario de la AMV, con el respaldo de la comisión directiva que encabeza Fabián Altamirano y el inagotable trabajo que realizan Lila Pintos, Claudia Ezama y Vanina Álvarez en la organización. El último fin de semana, los equipos disfrutaron de una apasionante jornada de finales de la Copa OAM en el Polideportivo del Complejo Chapadmalal, que coronó bicampeón a Mar Chiquita.

En forma de balance por un nuevo torneo concluido, Lila Pintos, destacó el clima que se vivió y proyectó el 2018. “Estamos muy contentas porque la gente está contenta. Si bien hay competencia y todas quieren ganar, disfrutamos de lindas finales, con un clima de mucha amistad y camaradería”, señaló.

“Hace tres años que comenzamos con esta competencia propia de la AMV en un categoría que no existía. Empezamos con nueve equipos, luego se sumaron algunos más y este año tuvimos diez. De una manera prolija, siempre buscamos promover el creciemiento. Las condiciones son exigentes y con el marco de una competencia oficial”, comentó.

A su vez, Lila Pintos manifestó: “Con Vanina Álvarez y Claudia Ezama formamos una especie de subcomisión para el torneo y entendemos que es una trabajo conjunto con toda la estructura de la AMV, que es nuestro marco regulatorio general”. Y apuntó al 2018: “Estaremos con novedades para el año que viene. Tenemos pensada una actividad que realizaremos dos o tres veces en el año que incluirá a todas las jugadoras, más allá de cada equipo, y que será muy buena para Mar del Plata y la zona”.